SAN LUCAS, MÉDICO GRIEGO (4 de 19)
Entrada actualizada el 08/12/2010

4. Los médicos griegos

“El médico griego, – prosigue notando Jaeger -, era más que un mero profesional como lo entendemos hoy en nuestra cultura. Era mucho más. Era: el representante de una cultura especial del más alto refinamiento metódico (la cursiva es nuestra), y es, al propio tiempo, la encarnación de una ética profesional ejemplar por la proyección del saber sobre un fin ético de carácter práctico, la cual por tanto, se invoca constantemente para inspirar confianza en la fecundidad creadora del saber teórico en cuanto a la construcción de la vida humana [En la foto, Hipócrates de Cos, médico griego]

Sin exageración puede afirmarse que la ciencia ética de Sócrates, que ocupa el lugar central en los diálogos de Platón, habría sido inconcebible sin el procedimiento de la medicina griega. De todas las ciencias humanas entonces conocidas, incluyendo la matemática y la física, la medicina es la más afín a la ciencia ética de Sócrates.

SAN LUCAS, MÉDICO GRIEGO (3 de 19)
Entrada actualizada el 08/12/2010

3) San Lucas como médico de formación griega

Es este un capítulo estancado de los estudios lucanos. Desde las obras de Hobart y Harnack y de la impugnación de su método argumental por parte de Cadbury, no se han intentado nuevos caminos. El análisis del vocabulario y del estilo de Lucas parece ser un camino definitivamente descartado para argumentar a favor o en contra del Lucas-médico.

Los estudios sobre la medicina griega
El testimonio de la Escritura es un argumento irrefutable de que Lucas fue médico.
Esto nos pone sobre la pista de la investigación del estado de la medicina griega en su época para ver qué consecuencias podemos sacar a partir del estado de la ciencia médica de entonces acerca de lo que pudo ser el perfil intelectual de Lucas y calibrar el valor y la confiabilidad de su legado escrito.

SAN LUCAS, MÉDICO GRIEGO (2 de 19)
Entrada actualizada el 08/12/2010

2) “Lucas era sirio de Antioquia y de origen pagano”
Esta afirmación del prólogo antimonarquiano de la Vetus Latina no es una afirmación directa y explícita de la Sagrada Escritura. Es un dato de la tradición, pero reposa sobre buenos indicios escriturísticos que abonan su verosimilitud.
La filiación cultural griega del autor del tercer evangelio y de los Hechos es un hecho aceptado por quienes han analizado su lengua y su estilo. El autor de esas obras es el más helénico y clásico de todo el Nuevo Testamento.
Su vinculación con Antioquia se deduce sobre todo de los Hechos de los Apóstoles. Allí Lucas se muestra particularmente al tanto del desarrollo de los acontecimientos.
Pero hay en los Hechos de los Apóstoles un indicio muy llamativo. A partir de Hechos 16,10 la narración pasa bruscamente a hacerse en primera persona del plural: “Intentamos inmediatamente pasar a Macedonia”.

SAN LUCAS, MÉDICO GRIEGO (1 de 19)

1) ¿Quién fue San Lucas?

He aquí la más antigua noticia escrita que nos haya quedado acerca de San Lucas evangelista:
“San Lucas fue de nacionalidad, sirio de Antioquia, médico de profesión, y habiendo sido primero discípulo de los apóstoles, después acompañó a San Pablo hasta su martirio. Sirvió al Señor sin tacha. Se mantuvo célibe y no tuvo hijos. Murió lleno del Espíritu Santo a los ochenta y cuatro años en Beocia [según otras copias del manuscrito en Bitinia, y según el manuscrito griego: en Tebas de Beocia]. Cuando ya se habían escrito los Evangelios de Mateo en Judea y de Marcos en Italia, Lucas, movido por el Espíritu Santo, escribió el suyo en Acaya, al principio del cual dice que ya se han escritos otros, pero que tiene por muy necesario exponerles a los fieles griegos de la gentilidad con todo rigor la tradición de la economía [= el plan de salvación], para que no sucumban a la atracción de las fábulas judías, ni se aparten de la verdad seducidos por las invenciones hueras de la herejía. Por este motivo comenzó [su evangelio] desde el nacimiento de Juan, con quien comienza el Evangelio, precursor de Nuestro Señor Jesucristo y asociado a Él en la obra de purificación evangélica, así como en la vía del Bautismo del Espíritu y de la Pasión. Después, el mismo Lucas escribió los Hechos de los Apóstoles”.