LA FORTALEZA CRISTIANA (6 de 17)

“EL GOZO DEL SEÑOR ES NUESTRA FORTALEZA”
CARIDAD Y FORTALEZA – ACEDIA Y DEBILIDAD

2. – Un punto de partida convencional:
“El gozo de la caridad es vuestra fortaleza”

Dos motivos para esta elección
Los motivos de haber elegido la frase bíblica del subtítulo para punto de partida de mi exposición, son dos:

El primero es de orden puramente personal:
tenía más a mano y más presente esta frase en el ánimo, ya que a ella y al gozo del Señor como fortaleza de los que lo aman, me he venido refiriendo a menudo, desde que me ocupé de él en el capítulo séptimo del primer libro sobre la civilización de la acedia: “En mi sed me dieron vinagre” [En mi sed me dieron vinagre. La civilización de la acedia. Ensayo de teología pastoral. Ed. Lumen, Buenos Aires, 19992, páginas 167-172. Y en el ulterior: Mujer: ¿por qué lloras? Gozo y tristezas del creyente en la civilización de la acedia. Ed. Lumen, Buenos Aires, 1999]

El segundo motivo es resultado de aquellos estudios y consiste

LA FORTALEZA CRISTIANA (5 de 17)

“EL GOZO DEL SEÑOR ES NUESTRA FORTALEZA”

1.3. – Continuando con los textos sobre la fortaleza
Volvamos ahora a la enumeración de textos por los que pudiéramos haber empezado esta exposición, y que interrumpimos para presentar el arquetipo de la fortaleza de los guerreros de Dios.

No sólo los rudos contextos de la guerra santa nos ofrecen enseñanzas sobre la fuerza de Dios y del creyente. También en el perfumado contexto del Cantar de los Cantares nos encontramos revelaciones nada desdeñables sobre la fortaleza.

MULTIPLICACIÓN DE PANES Y ANOREXIA DE DIOS

Reflexiones sobre la Multiplicación de los Panes
El discurso del Pan de Vida
y los Ejercicios espirituales de San Ignacio de Loyola

1) Sentido literal y sentido acomodado de la multiplicación de los panes
En hermenéutica bíblica se llama sentido literal al que el autor inspirado quiso decir y dijo con su palabras, y es lo que Dios quiso hacerle decir y dice por boca de ese autor.
Sentido acomodado acomodado o translaticio, es el uso que se hace de textos bíblicos aplicados a otro propósito distinto del que fue intentado por el hagiógrafo. Esta acomodación, que es obra humana, se funda en cierta analogía argumental o verbal entre el texto bíblico y el propósito al que un hombre lo quiere aplicar. El hombre usa las palabras del autor sagrado en un sentido distinto, que no es el que Dios intenta, sino el que el hombre inventa.

Cuando se hace una interpretación acomodada de un pasaje bíblico, conviene confrontarla siempre con el sentido literal del texto, es decir, el sentido que el autor le quiso dar y le dio. Y además iluminar el pasaje con el contexto de pasajes paralelos o de toda la Sagrada Escritura. De esa manera, el sentido literal gobierna la acomodación para que ésta ilumine y para que aplique a la situación no solamente las palabras del texto sino su sentido bíblico literal. De otro modo, la acomodación puede dejar a oscuras aspectos del sentido literal y podría llegar a contradecirlo.

LA FORTALEZA CRISTIANA (4 de 17)

“EL GOZO DEL SEÑOR ES NUESTRA FORTALEZA”

1.2. – Teología de la guerra santa y fortaleza cristiana
La teología de la guerra santa se deja resumir en algunos artículos que fe y constituyen lo que podría llamarse el «Credo del guerrero”, o el «Manual de la guerra» [Ver Deuteronomio 20. He expuesto a grandes rasgos la teología de la guerra santa y su transposición a la vida cristiana en las conferencias a religiosas sobre los votos religiosos y la vida consagrada, publicadas después con el título: Signos de Su Victoria. El Carisma de los Religiosos a la Luz de la Escritura, que cité en nota 3]

La guerra santa es tan santa como un acto de culto en el templo. Los combatientes debían purificarse para el combate,

LA FORTALEZA CRISTIANA (3 de 17)

“EL GOZO DEL SEÑOR ES NUESTRA FORTALEZA”

1.1. – La Guerra Santa
Este es el lugar de abrir un paréntesis para presentar el arquetipo vetero-testamentario de la lucha y victoria del cristiano donde tiene su lugar principal la virtud de la fortaleza. Me refiero a la guerra santa, a cuyo contexto pertenecen los textos que acabo de alegar

Quizás esta propuesta cause sorpresa en algunos y les parezca anacrónica y prescindible. Pero no es así. Sabemos la importancia teológica que tienen los tipos bíblicos y cómo el sentido tipológico arroja su luz sobre el misterio de la vida cristiana. Como dice San Pablo:
«Estas cosas sucedieron en figuras para nosotros» [1 Corintios 10,6 (cfr. V.11).: ].

El sentido típico permite una transposición de los hechos del Antiguo Testamento al Nuevo. Y si hemos de explorar la transposición de los de la guerra santa al tiempo de la vida cristiana y de la Iglesia, los hallaremos especialmente concentrados en la lucha y victoria de Cristo y de su cuerpo místico.

La guerra santa, no es un tipo último. Es un tipo o figura subordinado al tema de la Tierra Prometida. Dios le entrega a su pueblo la Tierra Prometida y lo pone en posesión de ella, mediante

LA FORTALEZA CRISTIANA (2 de 17)

“EL GOZO DEL SEÑOR ES NUESTRA FORTALEZA”
FORTALEZA Y CARIDAD

1. – Un recorrido por textos bíblicos
Tomo como punta del hilo de la madeja de mi exposición, la frase que he elegido para subtítulo: “El gozo del Señor es vuestra fortaleza” [Nehemías 8,10: ki jedwat ‘adonáy hi’ ma`uzzekhém]

Podría haber elegido otros textos bíblicos que se refieren a la fortaleza.
Por ejemplo algunos del Antiguo Testamento, que nos introducen, todos y cualquiera de ellos, desde distintos ángulos, en los misterios de la participación del creyente en la fuerza divina: