GO’EL: EL DIOS PARIENTE En la cultura bíblica (2 de 27)

Prenotandos 
En la primer entrada de las que dedicaré a publicar este estudio expuse la importancia fundamental de este punto que es el corazón de la teología bíblica. Podríamos decir que es la forma de todos los temas de la teología bíblica. Todos reciben de éste su formalidad bíblica propia. Ahora adelanto algo imprescindible para entender cuál será el modo de exponer el tema.

El modo de exponer nuestro tema está marcado por su origen: una serie de conferencias dictadas, ante un público heterogéneo desde el punto de vista de su pertenencia religiosa o de su prescindencia de cualquier otro interés que no fuera el cultural. Las conferencias las dicté en la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la Universidad de la República Oriental del Uruguay.

Se comprenderá así que nuestro enfoque y nuestro método expositivo no se ajusta al que es tradicional en estudios exegéticos y de teología bíblica. Intenta ser interdisciplinar y se aproxima al hecho religioso y teológico como a un hecho cultural.

De esa manera, sin renunciar a exponer la naturaleza del hecho religioso, se busca, por el contrario, permitir a los no creyentes asomarse a la idiosincrasia de la fe bíblica, y ayudar a los creyentes a comprender quizás más profundamente las implicaciones culturales de su fe.

Plan de la Exposición 
Nuestra exposición se articula en las siguientes partes:

GO’EL: EL DIOS PARIENTE En la Cultura Bíblica (1 de 27)

Presentación
El estudio que iré publicando por entregas tiene su origen en Conferencias dadas en la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la Universidad de la República (Uruguay).
Se publicó en la revista de las Facultades de Teología y Filosofía de los jesuitas en San Miguel, Buenos Aires: Stromata 54 (Enero-Junio 1998) pp. 33-83

Del Dios Pariente al Dios Padre
El Dios Pariente (Go’el) es el corazón de la teología bíblica. Si muchos han creído encontrar en la teología de la Alianza el corazón de la cultura y de la religión bíblica judeo-cistiana, la Alianza no se entiende bien si no se la coloca a la luz del parentesco divino con el pueblo de Dios y luego con los hombres.

EL CANTAR DE LOS CANTARES – COMENTADO

EL CANTAR DE LOS CANTARES COMENTADO
Comentario espiritual (excelente)


Predicado por el 
P. JESÚS (CHUS) VILLARROEL O.P.

Jesús Villarroel (Chus) nació en Tejerina, León, en 1935. Ingresó en el noviciado de los Dominicos de Ocaña. La Filosofía la estudió en Ávila y la Teología en Alemania y Suiza. Terminó su formación con el Doctorado de Filosofía en Roma. Se ha dedicado largos años al profesorado en la facultad de los Dominicos de Alcobendas, y algunos cursos en la Pontificia de Salamanca. Ha ejercido varias veces el cargo de Prior y el de Maestro de Estudiantes. En la Renovación carismática ha trabajado con intensidad desde hace 18 años, sobre todo en la predicación y retiros; y durante 8 años en la Coordinadora nacional. Se ha ocupado, igualmente, de otras labores pastorales en la parroquia periférica de Jesús obrero, en San Blas, durante 3 años. Hasta hace muy poco fue párroco en la parroquia de Ntrª. Sra. del Rosario, de la calle Conde de Peñalver, Madrid, desde el año 1987. Hoy Superior de la Casa de Móstoles.
http://www.frayescoba.info/

 La página del P. Chus Villarroel
http://www.dominicos.org/vicaresp/mostoles/chus.htm

Links a retiros predicados

ECO:
Padre Horacio,
He estado escuchando los audios del padre Villarroel y he quedado impresionada… nunca había pensado en la Gracia como un don Gratuito de Nuestro Señor.
Me ha encantado, padre, muchas. Gracias… y también me he sentido muy querida por Jesús, pues he sido consciente que es Él el que me busca y viene a mí a través de todo lo que me envió… estoy leyendo cada cosa que me ha enviado y apenas salgo de la emoción de todo !Cuánto le agradezco!, !Gracias por estar ahí!
Muy simpático y divertido el padre Villarroel con ese tan familiar tono español.
Que Dios lo bendiga, Padre

Muchas gracias al Padre Villarroel por sus fantásticos comentarios espirituales y teológicos al Cantar de los Cantares!!!
P. Horacio Bojorge S.J.

P.Horacio Bojorge – El demonio de la acedia [2/13]
¿Qué es la acedia?

P. Horacio Bojorge S.J.
Curso del R. P. Lic. Horacio Bojorge, SJ sobre «El Demonio de la Acedia» – Capítulo 2 Comentarios: acedia@ewtn.com, bojorgeh@gmail.com
http://youtu.be/ZfEtalZ3R8s
 

Por gentileza del Portal Catholic.net, «Mi Hogar en Internet» que desgrabó lo que aquí digo, Usted puede ver este video y debajo de él leer lo que digo en forma de texto en el siguiente link: http://www.es.catholic.net/sectasapologeticayconversos/574/1436/articulo.php?id=55324

Qué es la “cosa” y qué es el “signo”

San Agustín 
De Doctrina Christiana, I, 2, 2 


El siguiente texto de san Agustín 
es muy importante para la interpretación bíblica y para la ciencia de la interpretación bíblica que llamamos Hermenéutica. Sobre esta distinción se basa lo que llamamos el sentido típico de un pasaje de la Sagrada Escritura

«Toda instrucción se reduce a enseñanza de cosas y signos.
Pero las cosas [que se enseñan]
se conocen por medio de los signos [mediante los cuales se enseñan]

Por lo tanto, denominaremos ahora cosas a las que no se emplean para significar algo, como son una vara, una piedra, una res y las demás cosas por el estilo.

 No hablo de aquella vara acerca de la cual leemos que la introdujo Moisés en las aguas amargas para que desapareciera su amargura; ni de la piedra que Jacob puso de almohada debajo de su cabeza; ni de la res aquella que Abraham inmoló en lugar de su hijo.

Estas son cosas, pero de tal modo que al mismo tiempo son signos de otras cosas.

Existen otras clases de signos cuyo uso solamente se emplea para denotar alguna significación, como son las palabras.
Nadie usa las palabras si no es para significar algo con ellas.
De aquí se deduce a qué llamo signos, es decir, a todo lo que se emplea para dar a conocer alguna cosa.

Por lo tanto, todo signo es al mismo tiempo alguna cosa, pues lo que no es cosa alguna no es nada. Pero no toda cosa es signo.

 En esta división de cosas y signos, cuando hablamos de las cosas, de tal modo hablamos que, a pesar de que algunas cosas pueden ser empleadas para ser signos de otra cosa, no embarace su dualidad el fin que nos propusimos de hablar primero de las cosas, y después de los signos.

Retengamos en la memoria que ahora se ha de considerar en las cosas lo que son, no lo que apare de sí mismas pueden significar.

P.Horacio Bojorge – El demonio de la acedia[1/13]
La Sociedad depresiva

P. Horacio Bojorge S.J. 
 Curso del R. P. Lic. Horacio Bojorge, SJ sobre «El Demonio de la Acedia» – Capítulo1 
Comentarios y consultas: acedia@ewtn.com

Si a Usted le interesa leer la trascripción textual de estos capítulos de la serie puede encontrarla por gentileza de los amigos del portal Catholic.net. La de este capítulo véala en este link:
http://www.es.catholic.net/sectasapologeticayconversos/574/1436/articulo.php?id=55203

  
http://youtu.be/aqUahudK5sM

 La Acedia es una tristeza por el bien, por los bienes últimos, es tristeza por el bien de Dios. Es una incapacidad de alegrarse con Dios y en Dios. Nuestra cultura está impregnada de Acedia.

¿PENTECOSTÉS O BABEL?

 1 – Impresiones sobre la exégesis actual                               

Autor: Dr. Miguel Antonio Barriola, Pbro. Miembro de la
Pontificia Comisión Bíblica        

            La labor de los
biblistas consiste en exponer lo más claramente posible el texto sagrado,
inspirado por el mismo Dios, para el pueblo creyente. Cuando haya pasajes
intrincados, tratarán de aclararlos, tal como lo hizo el Exégeta por excelencia,
la misma PALABRA hecha carne (Jn 1, 14), a los viajeros de Emaús (Lc 24, 25 – 29) y después sus enviados, a la manera del diácono Felipe, que le preguntó al
ministro de la reina de Etiopía: “¿Entiendes lo que lees?” (Hech 8, 30);
explicándoselo acto seguido.
            Pero, ¿con
qué nos encontramos en el día de hoy? Una intrincada selva virgen de hipótesis
tras hipótesis, que enredan la comprensión, en lugar de servirla. Y…tal impresión
no proviene de “fundamentalistas”, “literalistas”, “tradicionalistas”, sino de
honestos exégetas, que con lúcido sentido común contemplan la “Babel”, en que
se deshilacha el estudio de la Biblia.
            Sirvan
de muestra las reflexiones del gran experto español L. Alonso Schökel,  del cual ofrecemos un ramillete de certeros
pronósticos.
            “Nuestra
disciplina bíblica tiene un instituto especial, privilegiado y fatídico.
Privilegiado porque ha cundido en el mundo cristiano el interés por el tema
bíblico, hasta derramarse un poco al mundo no cristiano. Fatídico, porque la
Biblia es limitada y no crece” [“El exegeta en la sociedad” en su obra (junto
con J. M. Bravo): Apuntes de Hermenéutica, Madrid (1994) 142].
            “Sobran
temas por estudiar; pero, como el tema “T” lo estudia un solo profesor, se
deduce que no interesa al mundo académico y que no merece ser estudiado. Que,
si lo estudio, quedaré marginado. Y yo necesito un puesto, un ascenso, una
fama…De hecho las razones sociales pesan más que el amor a la verdad. Es más
importante ser conocido que conocer. Ahí tenemos un tremendo condicionamiento
de nuestra tarea de comprender y explicar la BibliaӬ[Ibid. , 143 Р144].
“Nuestra situación se ha vuelto
muy difícil, casi desesperada…No hay tiempo para leer despacio,
contemplativamente” [Ibid. , 145].