EL DIOS NUTRICIO (3ª DE 6)

Noé, los Patriarcas, Egipto, la Tierra Prometida
Muestran al Señor que da el alimento

«ÉL da alimento a todo viviente
porque es eterna su misericordia»
(Sal 135,25)

Como sucede en la creación, también en la Alianza con Noé, después del diluvio, el Señor dispensa el alimento del hombre y los animales [Gn 9,1-3].

Ahora, el hombre tiene derecho a comer carne de animales, puesto que el haberlos salvado de la destrucción parece darle un cierto derecho sobre ellos. No obstante, su derecho no se extiende a la vida misma, por lo que debe abstenerse de su sangre. La vida, la especie, pertenecen al Creador. Y si el hombre puede matar es solamente para comer.

De hecho, toda matanza debe hacerse sobre un altar, para ofrecer la sangre a Dios, y es por lo tanto un acto religioso: un sacrificio de comunión. En esta visión, el hombre no es nunca un mero matarife sino un sacerdote.

Dios se muestra también nutricio en las promesas a Abraham y a los patriarcas, a quienes les promete hijos y una tierra para alimentarlos [Gn 15,5-7].

Envía a José a Egipto para que, en su momento, acoja a sus hermanos empujados por el hambre [Gn 37-47].

Da de comer a su pueblo en el desierto y lo abreva de modo milagroso [Ex 16-17].

Lo introduce en una tierra que mana leche y miel y le entrega plantíos, viñedos y olivares; riega esa tierra con rocíos y lluvias y la fecunda con su bendición [Ex 3,8; Nm 13,27-28; Dt 6,10-12; 8,10-16; 11,9-15; 32,13-15].
 
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *