MULTIPLICACIÓN DE LOS PANES
¿HUBO O NO HUBO? 4ª

 

LAS MULTIPLICACIONES DE PANES Y PECES (4ª de 7)

NECESARIAMENTE MILAGROSAS

LA COMIDA DE ALIANZA DE PAN Y SAL

 

Lo que Jesús celebra es una “comida de alianza de pan y sal”.La sal está en los pescados, necesariamente salados, que se multiplican en ambas ocasiones, junto con los panes.

Así lo dice explícitamente el evangelio según San Juan, al referirse a ellos con el término griego que designa al pescado salado: opsaria (Juan 6, 9.11)

Para comprender mejor el sentido de la multiplicación de los panes, no sólo conviene sino que es absolutamente imprescindible recordar el uso de las comidas de alianza antiguas, que han perdurado hasta hoy en los usos del mundo árabe.

La sal como componente de la comida de alianza y hospitalidad

La sal se consideraba entonces hasta tal punto el condimento que debía acompañar todo alimento que se convirtió en símbolo de hospitalidad.

Comer «el pan y la sal» con alguno se convirtió en símbolo o expresión de ligarse con él con una estrecha amistad. Es también costumbre aún vigente en el mundo eslavo. Y al Papa Juan Pablo II se le ha ofrecido “la sal” en sus visitas al mundo eslavo .

Cuenta el historiador mendocino Mario Luis Descotte que cuando el ejército de Alemania invadió la Unión Soviética en la Segunda Guerra Mundial “en muchos lugares los invasores fueron recibidos por campesinos que portaban íconos y el pan y la sal de la hospitalidad”. [Véase: Mario Luis Descotte, «El Estallido del Mundo Soviético» EDIUM – Universidad de Mendoza, 1999, en la página 27 citando a De Jonge, Alex: «Stalin», Buenos. Aires, Emecé Editores, 1989, pág. 360.]

La sal como sacramental de Alianza

La sal no era sólo condimento, sino elemento vital, que podría llamarse “de primeros auxilios” para un peregrino del desierto deshidratado durante el viaje. Le hacía falta reponer no sólo el agua sino la sal. La sal es tan necesaria como el agua para rehidratarse en esos climas secos, donde la piel queda blanca por la pérdida de sal, sin que se llegue a sentir la transpiración, evaporada instantáneamente. Nada extraño, pues, que la sal fuera un símbolo de la hospitalidad.

Comer pan y sal con alguno era un símbolo de alianza de amistad y creaba obligaciones de fidelidad. El que comía la sal en la mesa de alguien, se sentía obligado con él: “puesto que comemos la sal del palacio, no nos parece decente tolerar esta afrenta al rey” (Esdras 4,14).

 

Pan y Sal
de Anatoly Turovski

 

«La sal es – además – un principio de conservación contra la corrupción. Por este motivo se presta para simbolizar la perdurabilidad y la fidelidad de una alianza que nada deberá ni podrá corromper ni alterar . Estaba mandado poner sal en toda oblación presentada al Señor . Y ella era muy usada en otros ritos del culto del templo. El perfume destinado a ser quemado delante del Arca, también era adicionado de sal, memullah . Se ponía sal sobre todo lo que se ofrecía sobre el altar , excepto en el vino de las libaciones, la sangre y la madera . Las víctimas eran saladas sobre la rampa misma que conducía al altar ; en la cima de esta rampa y delante mismo del altar, se salaba la harina, el incienso, los manjares ofrecidos por los sacerdotes, los que acompañaban las libaciones y los holocaustos de aves.

La sal era por lo tanto, también en la esfera religiosa, el símbolo de la fidelidad o de la firmeza, al pactar la Alianza, y en consecuencia, de su perdurabilidad. Por eso a la Alianza de Dios con Israel se la llama Alianza de Sal, es decir: perpetua o eterna . La sal de la Alianza no debía faltar en ningún sacrificio , como símbolo del amor de alianza que da sentido y sabor a los sacrificios y holocaustos, y sin la cual son abominables para un Dios que no necesita que le den de comer, porque todas las bestias son suyas. A esta luz se ha de leer el misterioso logion de Mc 9,49-50: colocado en el centro de la sección del camino: “Tened sal en vosotros y tendréis paz entre vosotros”. Donde no hay sabiduría de la Cruz, – que Jesús viene enseñando en esta sección pero ante la cual los discípulos están ciegos -, hay discordia y discusiones, división e irreconciliación. La sal significa en Mc 9,49-50 la sabiduría de la Cruz en la Nueva Alianza.

La Alianza de pan y sal

Pero el sentido de la alianza de pan y sal se comprende más claramente aún a la luz de las costumbres que se conservan entre los árabes y eslavos.

Entre los árabes, “los que comen la misma comida son considerados como de la misma categoría, del mismo rango. El alimento tomado en común confirma el parentesco y, aunque en menor grado, lo suscita. Es la alianza de sal, que une a los que han participado de la misma comida” . Los pueblos árabes tienen una gran veneración por el pan y por la sal, de manera que cuando quieren hacer algún pedido especial a alguna persona que ha comido con ellos, le dicen: “por el pan y por la sal que hay entre nosotros, haga tal cosa” . Este uso está aún vigente. “Cuando dos árabes quieren contraer un compromiso recíproco, hacer un tratado o un contrato, cimentar su amistad, mojan dos bocados de pan en la sal y los comen juntos. En su lenguaje, comer juntos el pan y la sal significa hacer un pacto o jurarse amistad. Los persas se expresan de la misma manera; para reprobar al traidor, lo llaman ‘traidor hasta en la sal’”.

A la luz de este uso oriental hay que comprender el terrible significado del gesto de Judas, que apenas hubo probado el bocado de pan mojado en la salsa que Jesus le brindo, salio para traicionar a su maestro.

Es muy probable que esta costumbre estuviese en uso entre los antiguos hebreos, como lo estaba entre sus vecinos del desierto, y que la expresión bíblica acerca de la sal de la alianza deba explicarse en el mismo sentido.

“La sal tenía la misma significación simbólica entre los griegos. ‘Haber tomado un sorbo de sal juntos’ quería decir ‘ser viejos amigos’”

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *